Apple quiere ser como Netflix

El gigante tecnológico acelera su estrategia de producción de contenidos propios. Empezaron tímidamente hace un año, con algún fracaso, y ahora se ponen las pilas con un fichaje estrella.

¿De qué va esto?

Apple quiere crear una plataforma de suscripción tipo Netflix y quiere hacerlo a lo grande. Ha llegado a un acuerdo con Oprah Winfrey, la presentadora más popular de USA y única «billionaire» afro-americana en la lista de Forbes. Se trata de producir programas con quien, según Apple, «tiene la habilidad de conectar con grandes audiencias en todo el mundo».

 

La presentadora Oprah Winfrey

La presentadora Oprah Winfrey. Foto: New York Times

 

¿Por qué lo hace?

Los consumidores más jóvenes han decidido que no quieren estar sujetos a los horarios y programas de la televisión tradicional. Están “cortando el cable” y prefieren servicios de suscripción de contenidos. Las grandes empresas tecnológicas están inmersas en una carrera por ganar ese mercado en la que están invirtiendo enormes sumas: Netflix tiene un presupuesto de 8 mil millones de dólares para contenidos, Hulu 3 mil millones y Amazon mil millones. Apple no quiere quedarse descolgada.

 

#AdweekTrivu

Infografía: AdWeek / Trivumedia

 

Esta batalla se traduce en compras y fusiones de productoras (Disney, por ejemplo, está en proceso de adquirir Fox). Se traduce también en una feroz competencia por hacerse con el mejor talento disponible en el mercado. Guionistas, productores y todos aquellos que son capaces de crear historias de éxito están viendo cómo su remuneración se incrementa notablemente por el apetito de las tecnológicas.

En los pasados meses nombres sonados como los de Barack y Michelle Obama o Nicole Kidman han firmado contratos millonarios. A estos se les suma ahora Oprah, como fichaje estrella de Apple.

Las «víctimas colaterales» son las empresas productoras tradicionales, antaño dominadoras de este sector, a quienes esta situación está poniendo en graves problemas. Empresas como 21st Century Fox están viendo atónitas cómo se convierten en «segundones» de un sector en el que cada vez les cuesta competir.

 

Ryan Murphy. Foto: New York Times

 

Hace pocos meses uno de los productores estrella de 21st Century Fox, Ryan Murphy (productor de series de éxito como Glee, Nip/Tuck o American Crime Story) dejó la productora, en la que llevaba la mayor parte de su vida profesional, para unirse a Netflix. Un contrato de cinco años por $300 millones le ayudó a decidirse. Las productoras tradicionales no cuentan con presupuestos tan grandes como las tecnológicas, las cuales obtienen ingresos por otras actividades.

¿Cuáles son los aprendizajes?

Este tema nos ofrece dos aspectos interesantes en cuanto a los modelos de negocio de las empresas involucradas. Por un lado una empresa que empezó siendo conocida por sus «productos» (iPhone, Mac, etc.) da un paso más en convertirse en una empresa de «servicios». Y además lo hace en forma de «modelo de suscripción» hacia el que tienden empresas de muchos sectores.

Por otro lado, un sector consolidado desde hace décadas como el de la producción cinematográfica ha visto cómo de repente irrumpen empresas que ni estaban en su radar hace unos años, al igual que pasa en tantas industrias. Y les pilla tarde.

La paradoja es que Netflix empezó hace veinte años como empresa de alquiler de DVDs a domicilio. Sin embargo estuvo atenta a su entorno y supo dar un giro de 180 grados a su estrategia, con la que triunfa. Ahora empresas como Apple siguen el camino.

¿Cómo es la situación en tu sector? ¿Crees que tus competidores actuales serán los mismos en 5 años?

 

Por Luís ValdésDirector en Business Strategy

 

Share and Enjoy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Email