Estrategia y reputación en email marketing (I)

shutterstock_163512017Cada nuevo cliente que comienza a trabajar con nosotros en email marketing, tanto para captación como fidelización de clientes, tiene prisa por empezar a realizar envíos de forma masiva. Pero, y aunque parezca de entrada contraproducente, esto es un error y es lo primero que hay que evitar si queremos que nuestros emails entren en la bandeja de entrada de nuestra base de datos de clientes.

Antes de empezar a realizar envíos tenemos que analizar tres cuestiones fundamentales:

  • Calidad de la base de datos de clientes.
  • Plataforma desde donde realizamos los envíos.
  • Buenas prácticas generales en las comunicaciones que realizamos.

A continuación revisamos el primer punto:

Calidad de la base de datos de clientes

Es muy tentador comenzar a realizar envíos a todos nuestros clientes desde el primer instante. Generalmente todo el mundo nos dirá que sus leads son de gran calidad y que están esperando ansiosos las comunicaciones de nuestra empresa. La realidad suele ser bien diferente y es importante evaluar la calidad de nuestros contactos.

Es importante conocer los canales de captación de nuestros clientes y cómo se realiza esta captación: si el cliente ha sido informado claramente de la finalidad con la que se recaban sus datos, el tipo de información que espera recibir, la calidad de la base si la compramos de terceros, etc.

Es importante resaltar que los ISPs (Gmail, Yahoo, Outlook…) velan continuamente porque sus usuarios no reciban spam y les dotan de herramientas para poder “clasificar” los envíos como esperados o indeseados. Si la “calidad” de nuestros leads es baja, nuestros usuarios van a empezar a marcarnos como spam (complaints) y van a darse de baja en gran proporción. Y estos son indicadores que utilizan los ISPs  para marcar a un remitente como spammer.

También es muy importante la primera comunicación que enviamos a nuestros clientes, ya que una parte de nuestros contactos serán direcciones de email no válidas, lo que se conoce como hardbounces. Además de ser un índice que nos ayudará a medir la calidad de nuestros contactos, también lo utilizan los ISPs para determinar si somos spammers o no (a mayor índice de hardbounces, mayor probabilidad de marcarnos negativamente y que nuestros envíos no lleguen a la bandeja de entrada).

Lo que se hace en estos casos es ir impactando por primera vez a estos registros en pequeños bloques, para evitar de este modo índices de hardbounces muy elevados.

En el próximo artículo trataremos en más detalle el siguiente punto.

Juan Marín, Project Manager en BeRepublic

Share and Enjoy

One comment on “Estrategia y reputación en email marketing (I)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Email