El Performance Design: la clave para rentabilizar las inversiones, por Facundo Pretini

facu_colorMuy a menudo se escucha a los diseñadores lamentarse de que el diseño venga considerado o imaginado por parte de los clientes y decisions makers como si fuera ‘nata sobre el pastel’. Es decir, el revestimiento superficial de lo que está debajo, el ‘házmelo bonito’ o ‘que quede bien’. Por suerte el diseño digital es mucho, mucho más que eso.

Si estás tomando decisiones sobre el look & feel de una web, app o producto digital, deberías tener en cuenta que estás tomando decisiones que impactarán directamente en el performance de esa web, app o producto digital, aunque en tu tarjeta de visita no esté escrito designer. El diseño es la base y la mejor baza de tu estrategia para maximizar el performance de tus productos digitales porque define la experiencia de uso y las expectativas de tus usuarios, influye en el desarrollo técnico y tiene un impacto directo sobre los resultados de marketing.

Si se define el performance como ‘resultado obtenido en relación con los medios o el esfuerzo invertidos’ se debe empezar a pensar, dedicar e invertir en performance design como una de las prioridades en el desarrollo del negocio digital. El performance no solo se entiende des del punto de vista técnico (diseño responsive, usabilidad, accesibilidad, legibilidad, tiempo de carga de las páginas, adaptabilidad, escalabilidad…), si no también desde el punto de vista creativo, de marketing, storytelling y brand content.

Por tanto, definimos como Performance Design el diseño digital orientado a maximizar los resultados (clics, likes, shares, followers, leads, revenue...) en relación a la inversión asignada del producto que se está diseñando. Significa pensar en el diseño como en uno de los mejores instrumentos para rentabilizar la inversión y mejorar los resultados de marketing.

Entre otras cosas, el diseño de performance tiene un impacto relevante sobre tu negocio y marca porque:

1. La primera impresión siempre cuenta, y mucho

Cuando un usuario aterriza en tu homepage, abre tu e-mail, ve un banner, lanza tu app… ¿Qué sensación tiene? ¿El contenido es de valor? ¿Está bien jerarquizado, organizado y legible? ¿Las imágenes, colores, tipografías y layouts son atractivos y modernos? ¿Tiene ganas de ver más o quiero salir de la página? Sea cual sea la primera impresión que tiene un usuario de tu producto, ésta influirá de una manera relevante en sus siguientes pasos y tendrá un impacto directo sobre si has ganado o perdido un nuevo cliente.

2. La segunda impresión también cuenta, y mucho

Después de una primera impresión (y si el usuario se queda en la página, e-mail, app…), necesita una razón para indagar, profundizar, navegar o iniciar una acción en relación a tu marca, producto o web…

Es probable que más de la mitad de tus usuarios aterrice en tu sitio a partir de una página que no sea la página de inicio. Por tanto, después de una primera buena impresión hay que mantener el nivel también en las páginas interiores.

En el funnel de compra, un diseño orientado al performance disminuirá los abandonos y ganará clientes. Cualquier página, por insignificante que pueda parecer (FAQ’s, Site Map, Quiénes Somos…), puede hacer que el usuario abandone tu web y que pierdas potenciales clientes.

3. Crea lealtad

El performance design hace que los usuarios se sientan incentivados a volver a tu web. Un diseño fresco, atractivo, actual, con una paleta de colores bien definida y un uso de imágenes, iconos, ilustraciones y tipografías acertado hacen que aumente la fidelidad de tus clientes. Basta pensar en Apple y en cómo ha creado lealtad de marca a través de sus diseños y sistemas operativos. Crear lealtad digital a través del performance design es saber responder a la pregunta: ¿Me siento orgulloso de usar esta web y no usaría otra por nada al mundo?

4. Te identifica

Una gran presencia visual no significa nada si los usuarios no saben quién lo hizo o lo que representa. Diseñar con el performance en mente significa que los usuarios identifiquen claramente tu marca o página respecto a la competencia y que la reconozcan como efectiva y satisfactoria para resolver la necesidad digital del momento. ¿El check-out de mi e-commerce es claramente identificable respecto a la competencia? ¿Mis usuarios sabrían identificar mis e-mails entre tantos? Diseñar una identidad digital clara y performante mejora tus resultados.

5. Ayuda en la toma de decisiones

En el performance design la coherencia tiene que ser el pilar básico cuando tratamos de estilo y toma de decisiones. Quien eres y quien quieres ser tiene que reflejarse coherentemente en toda la experiencia de usuario. ¿Si para añadir un producto a mi carrito de compra en una web hago un clic después de elegir la talla, por ejemplo, porque en otra página tengo que hacer más clics o diferentes acciones?

Utilizar los mismos elementos visuales en tu sitio web, aplicación móvil, redes sociales, materiales impresos y cualquier otro producto de marketing hace que aumente el performance global de la marca. Es probable que te beneficie también crear una guía de estilo digital.

6. Da confianza y seguridad

Antes de vender digitalmente hay que dar seguridad a los usuarios. El diseño centrado en el performance ayuda a establecer la confianza y seguridad que los clientes, especialmente españoles, necesitan para hacer negocios online.

Elementos como el color y la tipografía pueden afectar la confianza. En caso de duda, optar por opciones más tradicionales, especialmente si se tiene una web de comercio electrónico. Añadir otros elementos de diseño que fomenten la confianza, así como enlaces al cifrado y seguridad de la página, testimonios de clientes reales, número de conexiones y likes de redes sociales, utilizando imágenes y fotos propias, huyendo de banco de imágenes y plantillas pre-diseñadas también aumentan el rendimiento de tu marca.

7. Transforma usuarios en clientes

Por último, para mejorar el performance digital de tus productos necesitas un diseño que anime a la acción. Todos los botones deben ser diseñados de tal manera que sean fáciles de encontrar, destaquen claramente e inciten con llamadas a la acción potentes a seguir en la navegación.

Los elementos de navegación y las instrucciones deben ser claras y concisas. El diseño fallará si los usuarios no saben qué hacer para completar la acción para la cual el sitio está diseñado. Hágalo fácil. No les haga pensar. Las llamadas a la acción deben ser algunos de los elementos más destacados y fáciles de encontrar a través de tu sitio web y tienen que ayudar y guiar también a través de avisos a completar sus tareas.

PerformanceDesign_BR

Conclusiones

Pensar en diseño a través del performance es una de las formas más eficaces para rentabilizar las inversiones. Diseñar test de usabilidad y test con versiones A/B ayudan y son los fundamentos para maximizar el rendimiento del producto digital que se prepara. Directores de artes, copywriters, consultores, desarrolladores, productores juntos en equipos ágiles pueden realizar una gran labor si se mantienen enfocados en el performance. Todo en internet se puede medir. Con el diseño de performance puedes calibrar y ajustar sobre la marcha para que tus productos o webs destaquen y tus resultados finales crezcan.

Recuerda que todo lo que haces en diseño es parte de la historia de tu marca o empresa.

Si necesitas más información o quieres saber más sobre este tema, sigue nuestro blog o ponte en contacto con nosotros.

Facundo Pretini, Creative Supervisor en BeRepublic

Share and Enjoy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Email